FacebookTwitterInstagramYouTube
RECOMENDACIONES DE ACCESO
COMPRAR ENTRADAS
members of european arenas association
Menú
PalacioVistalegre Arena
Si hay un espacio donde todo cabe, es éste

FERNANDO NOVI, CEO DE WILD PUNK

Entrevista por Daniela Bosé (Directora General de Palacio Vistalegre)

FERNANDO NOVI
CEO WILD PUNK

 

P: ¿Dónde has pasado el confinamiento?
R: Wild Punk está ubicada en Granada y trabajo en mi piso aquí en Granada. Por suerte estaba aquí cuando comenzó el confinamiento. 

 

P: ¿Desde cuándo estuviste confinado?
R: El último día que fui a la oficina fue el viernes 13 de marzo y sin saber que el domingo comenzaría el confinamiento ya me despedí de todo el personal porque habíamos tomado la decisión de comenzar a trabajar desde casa.

 

P: ¿Ha sido fácil la digitalización para trabajar en remoto?
R: Sí, ha sido fácil. Estamos conectados durante las horas de trabajo mediante una aplicación de chat de Google y solemos hacer una vídeo reunión semanal además de alguna extra para tratar alguna cuestión concreta.

 

P: ¿Qué aplicaciones usas más para llamadas o videollamadas?
R: Entre los miembros de la oficina utilizamos Meet de google, pero para las reuniones con otra gente también utilizamos Skype, Zoom o cualquier otra que nos propongan.

 

P: ¿Existe una separación entre la vida profesional y la personal?
R: Trabajar en casa con toda la familia tiene a veces sus momentos complicados, pero en general es fácil. Nos repartimos las tareas y la atención a l@s hij@s para poder centrarnos en el trabajo en los momentos en los que lo requiere.

 

P: ¿Cómo mantienes ahora tu relación con los artistas/compañeros/empleados?
R: Correos, llamadas o videollamadas si es necesario. No difiere mucho de cuando no estábamos confinados a excepción de los compañeros de oficina, aunque uno de los compañeros trabaja desde Madrid y ya teníamos antes una relación como a la que hemos estado obligados.

 

P: ¿Qué efectos adversos destacarías?
R: Imagino que como todos, prácticamente todo cancelado salvo lo que no lo está aún por cuestiones legales. Seguimos teniendo esperanza de que no se cancele algún pequeño festival y alguna programación menor que tenemos cerrada pero todo está muy en el aire.

 

P: ¿Cómo afecta en este momento y en un corto/medio plazo al negocio?
R: Este parón a hecho que tengamos un corte de ingresos automático y lógicamente afecta y va a afectar a la facturación anual, pero prefiero ver esta crisis como una oportunidad para inventar, intentar propuestas nuevas, incluso, porqué no, reinventarnos y buscar otras lineas de negocio. Wild Punk ha sido y es una empresa 360, discográfica, editorial, management, producción de giras y festivales, comunicacion, promoción y marketing… podemos hacer muchas mas cosas incluso no relacionadas con la música y podemos tomar ese camino. La experiencia que nos da, por ejemplo, ser los organizadores desde 2013 de la feria Expogrow, una feria profesional del sector del cannabis con casi 200 expositores en un recinto de 12000 m2 con el añadido de congresos, conferencias y encuentros B2B tenemos que aprovecharla. En expogrow hacemos desde la comercialización de los stand y su montaje hasta la comunicación de toda la feria…

 

P: ¿Que le dirías al Gobierno sobre las medidas adoptadas?
R: Al principio me resistí a hacer un ERTE, pensé que esto no duraría tanto, pero irremediablemente desde primeros de mayo y viendo que esto iba para largo he tenido que hacer un ERTE con reducción de jornada, parar al 100% creo que sería un error, al fin y al cabo seguimos trabajando de cara a un futuro que espero no sea muy lejano. Económicamente podemos mantenernos hasta que esto vuelva a arrancar así que no he tenido que utilizar las herramientas que el gobierno ha puesto a disposición de las empresas. El único festival del que somos promotores actualmente aún no está cancelado así que por ahora nada de devolución de entradas, pero sabemos que llegará.

En cuanto a las medidas del gobierno, ¿qué puedo decir?, todos sabemos lo insuficientes que son y la poca importancia que los distintos gobiernos le han dado a la música a lo largo de estos años, pero para el gran público tampoco somos importantes. Creo que la gente piensa que los artistas viven muy bien y que además hacen lo que les gusta. No se piensa en el entramado de trabajador@s de todo tipo que hay detrás de un concierto pero tampoco en la cantidad de artistas que hay dando conciertos en salas pequeñas y que viven al día como lo hace el pequeño comercio de barrio, la frutería, la panadería…

Los grandes festivales y su exceso creo que han ayudado a crear esa visión y para mi es la diferencia entre comprar en un gran centro comercial o comprar productos de proximidad, en comer en un restaurante donde te atienden con esmero o comer en un buffet libre. Prefiero siempre lo primero.